Miomatosis
Los miomas son tumores benignos y frecuentemente asintomáticos, pero se deben vigilar porque pueden incrementar la hemorragia durante la menstruación

Como detectar la Miomatosis

La Miomatosis es una enfermedad en la cual el tejido muscular liso normal del útero comienza a crecer en desorden, formando masas compuestas por ese tejido muscular que deforman y alteran la función del útero.

Los miomas, o leiomiomas, son tumores benignos que se forman a consecuencia de una proliferación alterada de las fibras musculares del miometrio (capa muscular del útero).

Dependiente de las hormonas femeninas, y constituyen la neoplasia benigna más frecuente del aparato genital femenino. Afectan al útero en su forma, volumen y función.

Es un tumor de características benignas, de los más frecuentes que se presentan en la especie humana.

La causa de la miomatosis es genética, se hereda por la parte materna, generalmente se halla un antecedente de miomatosis en la madre o hermanas de la paciente.

Muchas veces los miomas uterinos no producen síntomas. Cuando se localizan cercanos a la parte interna o endometrio tienden a producir una menstruación muy abundante, con coágulos, la cual dura más días de lo normal y puede causar un estado de anemia en la paciente.

Cuando se localizan en la parte externa del útero puede palparse una masa en abdomen o dar síntomas como dificultad para orinar o defecar si lo que comprime es la vejiga o el recto.

Al tener algún síntoma de éstos la paciente debe consultar al médico, quien la examina, a veces palpa una masa en el abdomen de la paciente. Cuando examina los genitales siente un útero de un tamaño mayor al normal, duro, deformado, lo cual sugiere la enfermedad.

La causa de los miomas, en realidad no ha sido determinada, pero la mayoría de los miomas se desarrollan en las mujeres durante sus años reproductivos. Los miomas no se desarrollan antes de que el cuerpo comience a producir estrógeno.

Los miomas tienden a crecer muy rápidamente durante el embarazo, cuando el cuerpo está produciendo más estrógeno de lo habitual. Una vez que ha comenzado la menopausia, los miomas generalmente dejan de crecer y pueden empezar a reducirse debido a la pérdida de estrógeno.

Los miomas pueden variar en tamaño. Pueden ser muy pequeños (del tamaño de una moneda) o muy grandes (como un melón).

Síntomas de los miomas

La sintomatología del mioma uterino depende de la localización, el tamaño y la dirección de crecimiento del tumor. Aproximadamente en la mitad de los casos son asintomáticos y no constituyen ningún riesgo para la mujer.

  • Períodos menstruales muy fuertes y prolongados.
  • Dolor en la parte posterior de las piernas.
  • Dolor pélvico o presión.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Presión en la vejiga que lleva a una necesidad constante de orinar, incontinencia o la incapacidad para vaciar la vejiga.
  • Presión sobre el intestino que puede conducir al estreñimiento y/o distensión abdominal.
  • Abdomen distendido que puede confundirse con el aumento de peso o el embarazo.