Moco Cervical
Utilizar el método del moco cervical para conocer mejor nuestra fertilidad no representa ningún riesgo

La planificación familiar por moco cervical se basa en la identificación de las características adquiridas por el moco cervical en el periodo ovulatorio.

Según datos analizados, 23 de cada 100 mujeres que practican el método del moco cervical para el control de la natalidad quedarán embarazadas en el primer año de uso típico.

¿Cuál es su eficacia?

Es variable y depende mucho de la motivación de la pareja, de la calidad de las instrucciones y de la capacidad de la mujer de reconocer las características del moco cervical.

El índice de fracaso varía entre un 3 y un 20%, esto significa que de cada 100 mujeres usando este método durante un año, de 3 a 20 tienen la posibilidad de embarazarse. Mientras mejor sea utilizado, menor es el índice de falla.

Pero, con el uso correcto, la tasa de embarazo puede ser tan baja como 3 de cada 100 mujeres al año utilizando dicho método. Esto requiere un seguimiento diario continuo y riguroso.

Para utilizar el método del moco cervical es importante entender cómo cambian las secreciones cervicales durante un ciclo menstrual normal.

El moco ovulatorio es:

  • Cristalino
  • Elástico
  • Resbaloso
  • Abundante
  • Lubricante
  • Apariencia similar a la «clara de huevo».

Estos cambios son considerados «días húmedos» o fértiles.

La ovulación coincide con la desaparición de estas características, adquiriendo el moco un aspecto grueso, denso y viscoso (días secos).

Se deben restringir las relaciones sexuales entre 2 días antes y 4 después de la aparición del moco ovulatorio.

Evitar relaciones durante la menstruación cuando los ciclos son muy cortos.

La ovulación podría darse antes de terminar el sangrado.

Los flujos vaginales dificultan el reconocimiento del moco cervical en la fase ovulatoria.

Se recomienda en los días secos tener relaciones interdiarias para que las características del semen no sean confundidas con el moco.

Usar el método del moco cervical como método anticonceptivo requiere motivación y diligencia. Si no quieres concebir un hijo, tú y tu pareja deben evitar tener relaciones sexuales o deben usar un método anticonceptivo de barrera durante tus días fértiles de cada mes.