Himenoplastia
La reconstrucción del himen es una cirugía normalmente solicitada por aquellas mujeres que le dan gran importancia a la virginidad, la técnica más usada es aquella en la cual se decide recuperar los restos del himen roto.

La himenoplastia es una cirugía que consiste en restaurar el himen. El himen es una membrana situada a la entrada de la vagina. Dicha membrana tiene una abertura pequeña que permite la salida de la menstruación.

Existen hímenes de distintas clases (anulares, septado, cribiformes) En las relaciones sexuales el himen sufre uno o varios desgarres contra las paredes de la vagina.

En algunos casos el himen deja pequeños rastros, la operación consiste básicamente en la reconstrucción de los restos del himen. Dejando un pequeño orificio que permita la salida del periodo menstrual.

Tipos de himenoplastia

Existen 3 tipos de Himenoplastia:

  1. Se sutura una rotura en el himen que pudo ser causa de una situación de abuso sexual. Esta se puede realizar poco tiempo después del incidente para facilitar el proceso de recuperación.
  2. Se crea una membrana con irrigación sanguínea por razones puramente cosméticas. Algunas veces, esto puede incluir una cápsula gelatinosa de una sustancia artificial semejante a la sangre. Esta cirugía puede realizarse pocos días antes del matrimonio. Una pequeña sección de la pared vaginal es cortada para la reconstrucción del himen cuando los restos de la membrana son insuficientes.
  3. Utilizando una parte del lino vaginal, completa con su irrigación sanguínea, se crea un himen nuevo. Se recomienda que las pacientes eviten cualquier tipo de actividad sexual por al menos 3 meses después de este procedimiento.

Procedimiento y riesgos de una himenoplastia

En la operación se encuentran los rastros del himen y se realizan pequeñas y finas incisiones, reunirlos muy de cerca y suturarlos con hilos muy delgados.

El procedimiento tiene una duración que oscila entre los 30 y 60 minutos. La operación se realiza de manera ambulatoria, aplicando anestesia epidural, local o general, según lo escoja el paciente.

Riesgos

En menos de 1% de los casos de pacientes que se han realizado una himenoplastía han presentado instancia de hemorragias o infecciones.

Existe una leve posibilidad de que el recto o la vejiga se vean dañados, pero aún así, estas complicaciones son extremadamente inusuales.

Consejos después de una himenoplastia

Justo después de la operación, usted deberá de descansar por 24 horas seguidas; sin embargo, usted podrá caminar durante este tiempo.

Es natural que se presente un poco de sangrada en las primeras 48 a 72 horas. No se tiene que preocupar con respecto a sus puntadas ya que se utilizan hilos absorbentes. El nivel de moretones e inflamación es mínimo.

Cualquier tipo de cicatrices que puedan resultar son muy pequeñas y se vuelven poco evidentes al pasar el tiempo.

Durante las próximas seis semanas la mujer debe abstenerse de tener relaciones sexuales, de aplicarse cremas e introducir consoladores, tampones y óvulos.

Facebook Comments
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 1 Promedio: 3]