El climaterio
El climaterio es una etapa en la vida de la mujer que dura 10 a 14 años

¿Qué es?

El climaterio es una etapa normal o fisiológica en la mujer que se caracteriza por una serie de cambios morfológicos, funcionales y psicológicos causados por el cese de la función ovárica. Es el paso del periódo fértil a la situación de reposo ovárico.

Algunas mujeres viven el climaterio con cierta ansiedad, preocupación y dificultad para llevar a cabo su vida profesional y social.

Sintomatología del climaterio

A corto plazo: síntomas vasomotores, insomnio, irritabilidad, palpitaciones, adormecimiento y hormigueo de miembros, cefalea, fatiga, disminución de la libido, incremento del peso y aumento del vello, exceso de grasa en cuero cabelludo, caída del cabello. Labilidad emocional, insomnio, dificultades de concentración.

A medio plazo: disminución del vello púbico, escozor en vulva, sequedad vaginal y dispareunia, micción frecuente, vaginitis de repetición, sangrado postcoital, vaginismo, infecciones de vías urinarias recurrente, incontinencia urinaria.

Deficiencia de estrógenos

El estrógeno es una hormona sexual liberada por el ovario cuyo objetivo principal es dar a las mujeres sus características «femeninas». Estas incluyen muchas funciones reproductivas.

Debido a que la provisión de óvulos disminuye paulatinamente y se liberan niveles más bajos de estrógenos, la mayoría -pero no todas- de las mujeres pueden experimentar «deficiencia de estrógenos».

Esto puede afectar a varios tejidos (la piel, la vagina y el tracto urogenital inferior, las arterias), a la composición de la sangre y a la formación ósea. Todos parecen ser dependientes del estrógenos, y de este modo quedan en peligro a causa de la deficiencia de estos últimos.

La mayoría de los síntomas y los problemas a largo plazo asociados a la menopausia han estado unidos a la deficiencia de estrógenos (insuficiencia de estrógenos).

En realidad, la presencia de estrógenos en las mujeres pre menopáusicas es una razón por la cual las mujeres fértiles tienen lejos tasas más bajas de enfermedad al corazón que los hombres de la misma edad.

En términos simples, el estrógeno aparece como protector de varias condiciones.

Infecciones urinarias frecuentes

Un adelgazamiento del tejido (atrofia) del tracto urogenital puede reducir la resistencia a las infecciones del tracto urinario.

En las mujeres premenopáusicas los estrógenos circulantes estimulan el crecimiento de ciertos microorganismos dentro de la vagina que se resiste al desarrollo de otras bacterias potencialmente dañinas (especialmente de la región anal).

Después de la menopausia, debido a que los niveles de estrógenos disminuyen y el crecimiento de los microorganismos protectores se reduce, existe un cambio en el ambiente vaginal que causa una mayor susceptibilidad tanto a las infecciones vaginales como a las del tracto urinario.

Debido a que la desembocadura del sistema urinario (uretra) está ubicada muy cerca de la vagina, aquí también se pueden desarrollar bacterias dañinas que estimularán la infección recurrente del tracto urinario.

El reemplazo de estrógenos así se restauran el epitelio urogenital y así restaura las barreras naturales contra las infecciones del tracto urinario.

El climaterio mujer
El climaterio es una etapa de la vida femenina que se prolonga durante años y que está asociada a la disminución en la producción de estrógenos.

Osteoporosis durante el climaterio

La osteoporosis es un trastorno en el cual se deterioran los huesos debido a una pérdida excesiva del tejido óseo. Esta pérdida de masa ósea resulta en una susceptibilidad aumentada a las fracturas.

La osteoporosis es un problema de salud pública mayor debido a que las fracturas asociadas a ella -la mayoría comúnmente se produce en las caderas, columna vertebral y muñecas- imponen severas restricciones a la calidad de vida (y en el caso de fracturas a las caderas, aumento del riesgo de mortalidad).

El hueso es un tejido viviente. Su masa aumenta durante la niñez y la adolescencia, llega a sus niveles máximos en o cerca de la tercera década de la vida, y de ahí en adelante baja progresivamente.

Las mujeres tienen menos hueso que el hombre a todas las edades, y sufren una marcada pérdida ósea en los primeros cinco años después de la menopausia (debido a la deficiencia de estrógenos).

La mayoría de las mujeres adultas pierden alrededor de 1 por ciento de masa ósea al año, pero las pérdidas anuales de hasta un 5 por ciento al año no son poco comunes inmediatamente después de la menopausia.

Riesgos cardíacos

La enfermedad coronaria es la causa principal de muerte en las mujeres occidentales, y el riesgo aumenta con la edad.

Sin embargo, estas tasas solo comienzan a incrementarse después de la menopausia (lo que indica un probable efecto protector del estrógeno natural).

De este modo, una mujer caucásica de 50 años tiene un 46 por ciento de posibilidades en su vida de desarrollar enfermedad al corazón y un 31 por ciento de posibilidades de morir de esta enfermedad.

La muerte por enfermedad coronaria en las mujeres se produce a una edad promedio de 74 años. El mecanismo exacto mediante el cual el estrógeno protege al corazón femenino sigue siendo incierto.

Sin embargo, estudios sugieren que los estrógenos tienen múltiples efectos potencialmente benéficos incluyendo mejoras de los químicos sanguíneos, flujo sanguíneo por las arterias, y presión sanguínea